Loading...
El pie como corazón periférico2018-11-14T14:12:12+00:00

Nuestras plantillas deportivas están elaboradas a partir de molde de escayola e incluyen materiales termomoldeables como el EVA, el porón y las resinas

El pie como corazón periférico

El pie, responsable de la bipedestación, y primer contacto del cuerpo humano con el suelo, se comporta como una bomba venosa plantar, denominada BIA, favorecedora junto con sóleo y gemelos del correcto retorno venoso.

Como sabemos la sangre propulsada por el corazón hacia las extremidades inferiores se enfrenta con muchos inconvenientes, a mayor alejamiento en zonas distales del cuerpo, menor presión venosa, que junto a la gravedad, va a favorecer el estancamiento en zonas anatómicas próximas al suelo, como son tobillo y pie.

El retorno venoso de MMII, está muy favorecido por la dinámica muscular del pie, corazón periférico y la contracción de los músculos de la pantorrilla, bomba venosa de Bauer, ambos provocan un verdadero masaje venoso.

Al andar, se suma la compresión de las venas plantares, que se vacían a cada paso, suela venosa de Lejars, como lo muestra la palidez de la piel debajo de la zona plantar de apoyo, con el sistema venoso profundo, existiendo un verdadero sistema de comunicación entre las venas plantares y las venas dorsales, que facilita el retorno venoso por la red profunda.

El pie puede considerarse como un verdadero corazón periférico. El plexo venoso de Lejars tiene una importancia relativa en el retorno venoso de MMII, supone el 20 %, mientras que la red venosa profunda, verdadera bomba plantar, es la responsable del 80 % de dicha fuerza eyectora.

Uno de los síndromes más frecuentes es el conocido como “Síndrome de la clase turista”, que cursa con flebitis en miembros inferiores y se debe principalmente a permanecer sentado durante muchas horas, provocando coágulos, debido a la estasis venosa, ya que en reposo la bomba venosa no está activa.

Estudios recientes avalan la importancia de caminar al menos 15 a 20 pasos por cada hora de permanencia en bipedestación o sentado.

Descripción Anatómica del Pie

La bomba venosa plantar se encuentra situada entre los grupos musculares intrínsecos y tendinosos del pie, ayudando estos con su contracción durante la marcha a la correcta eyección ascendente.

  • Venas plantares medial y lateral son intermusculares y dependen de un aparato motor para una correcta eyección.
  • Sistema venoso de Lejars, ocupa la parte superficial y central, mejorado por las venas óseas y musculares, las perforantes mediales y laterales.
  • La gran vena perforante metatarsal recoge la sangre proveniente del sistema o polo de aspiración, situado en zona anterior, compuesto por toda la red muy vascularizada de los dedos.

Venas tibiales posteriores, en zona posterior, conforman el sistema de eyección.

Plantillas o soportes plantares El-pie-como-corazon-periferico-
Plantillas o soportes plantares El-pie-como-corazon-periferico-

Red venosa superficial y Sistema venoso de Lejars

Fases de los apoyos plantares y su relación con el sistema BIA

  • Fase de apoyo de talón: Discurre de zona interna a zona externa. Un talón desestructurado, sin forma “abovedada”, y con disminución de grasa plantar, llevaría sin duda a una dificultad manifiesta del sistema de retorno venoso hacia la bomba situada en zona posterior, más concretamente en sóleo.
  • Fase plantígrada: Discurre por zona externa del pie hasta 5º metatarsiano, presionando la vena plantar externa y desplazando el retorno hasta la zona de almacenamiento, en este caso, el talón.
  • Fase metatarsiana: Va desde la paleta externa a metatarsianos centrales, terminando en el Hallux, comprimiendo la vena plantar superficial interna y permitiendo el retorno venoso hacia la red plantar profunda y la vena tibial posterior.
  • Fase de despegue: El correcto despegue ocurre por flexo-extensión del primer radio. Una insuficiencia de este y la mayor carga por tanto en resto de radios, dificultaría el retorno venoso hacia vena tibial posterior.
Plantillas o soportes plantares El-pie-como-corazon-periferico

Red vascular esquematizada y Puntos de máximo apoyo plantar

Factores de Riesgo

Entre los factores de riesgo más destacados encontramos:

  • Dieta: unos malos hábitos alimenticios influyen en la circulación de la sangre. El colesterol y la ateroesclerosis son las consecuencias más inmediatas.
  • Obesidad: una ganancia excesiva de peso y un peso superior mantenido al IMC desestructura las articulaciones del pie, redistribuye la grasa plantar y altera la concavidad del talón y, por lo tanto, su almacén circulatorio y efecto de bomba ascendente.
  • Tratamientos de quimioterapia y cirugía en oncología: los tratamientos oncológicos alteran tanto el sistema venoso como el sistema linfático por sus efectos secundarios. No existen ganglios linfáticos en el pie, pero tanto los vasos linfáticos profundos, que son satélites de los venosos, como los superficiales, que nacen del revestimiento cutáneo del pie confluyen en los ganglios alojados en la parte superior de la pierna.
  • Disimetría: un miembro más corto que el otro hace que varíen las presiones y las cargas de cada pie tanto en estática como en dinámica.
  • Errores Estructurales del Pie.
Plantillas o soportes plantares El-pie-como-corazon-periferico

Pie desestructurado en valgo. Plantillas ineficaces

Errores estructurales del pie

Entre los errores estructurales del pie favorecedores de una mala función de la bomba venosa periférica, encontramos:

  • Pie cavo estructurado o rígido, por la escasa activación muscular que conlleva, tanto a nivel pédico como a nivel pantorrilla, bomba periférica de Bauer.
  • Pie aplanado y/o valgo, por el mal apoyo plantar y éxtasis venoso. un valgo excesivo de talón induce a un derrumbe progresivo de la ASA, provocando edema, y dificultando por tanto la función de bomba eyectora del talón hacia las venas tibiales posteriores.
Plantillas o soportes plantares El-pie-como-corazon-periferico

Imágen Arteriografía de pie y tobillo

Tratamiento Ortopodológico para mejorar y/o mantener el correcto funcionamiento de la BIA

Pie Laxo

La ortesis plantar irá encaminada a controlar el exceso de pronación, estabilizar el pie y crear un correcto apoyo, teniendo en cuenta las fases de los apoyos plantares, recogiendo volúmenes y formas del pie.

Un correcto apoyo a nivel de ALI es fundamental, al facilitar el efecto de bomba expulsora en el momento de doble apoyo.

Dada la rica vascularización a nivel del hallux, conviene optimizar el despegue metatarsal.

Pie Cavo

La ortesis tratará de amortiguar el apoyo talar, controlando la supino pronación mediotarsiana, acompañando y acomodando dicha articulación y optimizando el despegue.

Para la confección del soporte plantar, soy partidario de la obtención de molde de escayola en carga dinámica, que respete las formas y relieves del pie.

El soporte plantar deberá tener la rigidez suficiente para soportar la bóveda plantar y con cierta facultad para permitir cierto ballesteo plantar.

El material que nos parece más adecuado es el polipropileno de 3 mm de grosor, que podemos optimizar con la ayuda de elementos estabilizadores de material EVA y viscoelásticos del tipo poron.

Plantillas o soportes plantares El-pie-como-corazon-periferico
Plantillas o soportes plantares El-pie-como-corazon-periferico

Obtención de molde en carga y adaptación de soporte plantar

Otros tratamientos podológicos

  • Fisioterapia: Ondas de choque, ultrasonidos y masaje, mejoran patologías musculares, tendinosas y óseas.
  • Reflexología: ayuda a mejorar tanto el drenaje linfático como el venoso, disminuyendo edemas y aliviando presiones.
  • Medias compresivas, de compresión ascendente, respetando estructuras óseas como maléolos y dedos.

Consideraciones

A pesar de no existir estudios al respecto que lo evidencien, un pie desestructurado podría estar relacionado con déficit vascular, de ahí la importancia de establecer una buena corrección ortopodológica

Durante el trabajo de pie se desarrolla una contracción muscular isométrica la cual origina que la circulación sanguínea de las extremidades inferiores se reduzca de manera importante originando que la presión interna de las venas  aumente y esto a su vez provoque hinchazón, edema y la aparición de varices.
La presión dentro de las venas en una persona que está de pie es de 87 mm, mucho mayor a los 56 mm de una persona que está sentada. Sin embargo, está demostrado que basta que una persona dé 10 pasos para que esta presión se reduzca hasta 21 mm en la persona que está de pie y 23 mm en la persona que está sentada. Por ello se recomienda que el trabajador camine 10 pasos cada 15 minutos, para evitar la hinchazón de piernas y la aparición de varices. (Konz & Johnson, 2000) (Miedema 1997) (Chester 2001).

Antecedentes

  • 1861: Sucquet: observó canales tensos que van de una arteriola pre-capilar con una vénula post-capilar. Estos canales se encontraron en las zonas de presión alta en la planta del pie y la palma de la mano.
  • 1885: Bourceret demostró que existe una red de venas del plexo dérmico y subdérmico a lo largo de toda la superficie plantar del pie. Esta red venosa drena directamente en las venas marginales medial y lateral, y en las venas plantares medial y lateral a través de las perforantes finas en el tejido graso.
  • 1889: Braune observó una anastomosis anterior, entre la red venosa plantar, las venas interdigitales y dorsales. Se confirmó la existencia de la red venosa descrita por Bourceret.
  • 1890: F. Lejars fue el primero en describir una bomba venosa activada por el pie; el bombeo venoso plantar. Describió grandes vasos superficiales que forman un depósito plantar, la suela de Lejars.
  • 1993: JH Scurr, mediante pletismografía registró los cambios en el volumen sanguíneo y estimó la cantidad de sangre expulsada de la planta del pie, aproximadamente entre 20-30 ml durante la contracción.
  • 1993: Gardner Fox propuso la hipótesis que afirma, que la presión de las venas plantares, medial y lateral, impulsa la sangre hacia la red venosa profunda.

Bibliografía

  • Goldcher, A . Manual de Podología, Editorial MASSON.
  • Zwiebel, William. Hemodinámica Venosa. Marban Libros. 2002. Pg12-14.
  • Rutherford, Robert. Hemodinámica venosa. Vascular Surgery .Elsevier 2005.
  • Warszawski, Gisela. Patología venosa .B.I.A.S. Bombas impulso – aspirativas de los miembros inferiores. Escuela de Flebología y Linfología para Kinesiólogos. Arg.
  • Llanos Alcázar, L.F. Revista española de cirugía osteoarticular. Numero 128. Año 1987 tomo 22.

Plantilla deportiva vs Soporte plantar

¿Cómo se elabora un molde para plantillas personalizadas?

“ Excelencia en podología deportiva con la máxima calidad en el estudio de la pisada y su tratamiento de plantillas personalizadas. ”

ÁNGEL DE LA RUBIA • ESPECIALISTA

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies